gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Miércoles, 21 de abril de 2021
Georges Simenon
GIPUZKOAKULTURA.NET > GUÍAS DE LECTURA > GEORGES SIMENON
BIOGRAFÍA DE GEORGES SIMENON - A LA CONQUISTA DE PARÍS Y DE FRANCIA


Georges Simenon, por Bernard Alavoine

Volver

11 de diciembre de 1922. Estación del Norte de París, un día frío y lluvioso, con un tiempo que corrobora el tópico (¡nos creeríamos en una novela de Balzac o... de Simenon!), el joven valón desembarca con una maleta de cartón y un paquete atado con un cordel. Su llegada a Paris, no fue tan tétrica como luego contará, ya que sus biógrafos mencionan algunos ahorros y, sobre todo, cartas de recomendación, sin hablar de un compatriota que le espera en la estación. Cierto que los hoteles son bastante lamentables, pero Simenon se resiste a derrochar sus ahorros y tampoco le importa volver a ambientes que le recuerden sus vagabundeos por Lieja. Muy rápidamente, y para olvidar un empleo de secretario con el escritor Binet-Valmer, muy conocido en los ambientes políticos de la época, empieza a frecuentar a un grupo de artistas que se encuentran en la noche de Montmartre. Este trabajo que ha encontrado a su llegada a Paris, gracias a un amigo de su padre se revela decepcionante: Simenon es en realidad una especie de recadista al servicio de una liga de extrema derecha... ¡Qué más da! Hay que tener paciencia y saber esperar tiempos mejores. El joven ya se gana la vida y, el 24 de marzo de 1923, contrae matrimonio con Régine Renchon en la iglesia de Sainte-Véronique de Lieja. La ceremonia religiosa, última concesión a Henriette, se celebra con rapidez y Simenon coge el tren con destino a París en compañía de Tigy.

La presencia de su esposa en París le aporta sosiego y le ayuda con las tareas materiales: según sus propias palabras, ella es un cortafuego que le impide caer en los excesos, como en las reuniones de la Caque en Lieja. Después de su experiencia con Binet-Valmer, Simenon abandona este empleo de factótum por un verdadero trabajo de secretario. Es el propio publicista quien, viendo la decepción de Simenon, le recomienda a uno de sus amigos, el marques de Tracy, rico aristócrata del mismo bando político. A partir de ahí, el futuro novelista, que “se ejercita” escribiendo cuentos para las revistas galantes de la capital vivirá una nueva etapa llena de experiencias: de esta época extraerá el material para su novela “El caso de Saint-Fiancre. El castillo de Paray-le-Frésil, donde reside generalmente con el marqués de Tracy es, según la ficción novelesca, el lugar donde el comisario Maigret paso su infancia. Los relatos cortos que escribe cada noche -generalmente entre dos y tres- tienen rápidamente éxito y la pareja ve como su situación material mejora. Después de pasar casi un año al servicio del marqués, Simenon decide volver a Paris y lanzarse al agua viviendo exclusivamente de su talento como escritor. En adelante, va a proponer sus cuentos a grandes diarios, como Le Matin, a revistas como Le Merle blanc y sobre todo a los editores de colecciones populares.

A partir de 1924, la actividad de Simenon es floreciente: escribirá cerca de doscientas novelas bajo diecisiete seudónimos diferentes hasta que los Maigret se impongan en 1931. Después de los cuentos galantes publicados en Frou-Frou, Sans-Gêne o Paris-Flirt, el novelista se va a atrever con relatos más estructurados aunque sin mucha calidad. En 1932, se entrevista con Colette que ha contraído nuevas nupcias con Henry de Jouvenel, el redactor jefe de Matin. La novelista rechaza, en un primer momento, sus textos, le aconseja y en un segundo intento le publica un cuento firmado por Georges Sim. Su colaboración será fructuosa y sus consejos muy apreciados. Las novelas populares que publica en paralelo en Ferenczi, Tallandier y Fayard obedecerán a criterios muy precisos. Esta producción puede dividirse en tres categorías y responden a exigencias impuestas por las colecciones o por los editores: están, en primer lugar, las novelas ligeras, más o menos licenciosas, con títulos evocadores (Orgies bourgeoises, Etreintes pasiones...), a continuación las novelas sentimentales como Le Roman d’une dactylo o Coeur de Poupée, y finalmente las novelas de aventura cuyos títulos ya hacen soñar (Le Monstre blanc de la Terre de feu, Un drame au pôle Sud...). Estas novelas populares, dejadas un tanto de lado por la crítica, aunque un tanto chapuceras (debido al ritmo de producción) son la génesis de la obra que está por venir: a pesar de los inevitables estereotipos, incluidos los tópicos raciales, vemos aparecer un buen número de personajes, aunque también de temas recurrentes como la soledad, la culpabilidad o la fatalidad. Esta literatura popular no solamente alimenta a Simenon y a su esposa, sino que también le enriquece: el novelista gasta mucho, recibe todas las noches en su piso de la plaza de los Vosgos, y no tarda en contratar a una cocinera, Henriette Liberge, inmediatamente apodada "Boule", así como a un secretario y a un chofer. A Simenon le gusta esta vida parisina que le muestra su mejor semblante, frecuenta a pintores como Vlaminck y Picasso, y a poetas como Max Jacob... Y una noche de octubre de 1925, en el Teatro de los Campos Elíseos conoce a una joven de San Luis en Missouri, en aquel momento completamente desconocida, que baila en La Revue nègre. Tiene veinte años y se llama Joséphine Baker. El flechazo es inmediato y la preciosa mulata seduce a Simenon: en adelante, la pareja no se desplazará si no es con Joséphine, mientras que la desafortunada Tigy parece ignorar esta relación que durará hasta principios de 1927.

Este período resulta agitado a nivel sentimental y desbordante a nivel laboral: el joven novelista escribe cada vez más, concibe proyectos que no siempre tienen éxito, conoce a personalidades. Es precisamente a comienzos de 1927 que Eugène Merle, director de varios periódicos parisinos, le lanza un desafío: Simenon deberá escribir una novela, dentro de una jaula de cristal, y a la vista del público. Tentado por la importante cantidad de dinero que le propone su patrón, acepta aunque el proyecto no se concretará por razones que aún hoy en día quedan por determinar. Sin embargo, el episodio de la jaula de cristal alimentará la leyenda de Simenon y contribuirá a hacer del novelista un verdadero fenómeno: ¡numerosos periódicos se han hecho eco de una hazaña que no ha tenido lugar!

Después de su idilio con Joséphine Baker, Simenon decide abandonar el ambiente de la capital y hacer realidad un sueño de juventud: embarcarse... En realidad, el joven novelista no pretende seguir el rastro de Conrad, una de sus lecturas de adolescente, sino más modestamente dar la vuelta a Francia por canales y ríos. Compra un bote de cinco metros equipado con un pequeño motor, y una barca para el material de camping. Durante seis meses del año 1928, el novelista descubrirá la Francia “de entre dos orillas”, retomando el título de uno de sus artículos: el navegante novel, que partió en compañía de Tigy, Boule y su perro Olaf, no se olvidó de su máquina de escribir y trabaja al aire libre para gran asombro de los paseantes. De esta experiencia, extraerá el material de varias de sus novelas, y concretamente de Le Charretier de la “Providence”.

Algunos meses más tarde, Simenon decide revestir su gorra de marinero, y embarcarse, aunque esta vez de verdad: se presenta al examen para capitán de largos trayectos, mientras que Tigy estudia mecánica en un garaje. El objetivo es hacerse a la mar a bordo de un balandro de 10 metros llamado Ostrogoth, y poner rumbo al gran Norte. Así pues, el capitán Simenon, Tigy y la fiel cocinera cruzan Bélgica y los Países Bajos, antes de embarcarse a bordo de un buque regular que los lleva al cabo Norte. Es a lo largo de una escala en Delfzijl, un puerto neerlandés, mientras embrean el Ostrogoth, que se pone a escribir una novela con un nuevo personaje: un tal Maigret... Según una de las leyendas alimentada por el propio autor, el célebre comisario habría nacido en septiembre de 1929 en un puerto de los Países Bajos. La realidad, no es tan simple: Maigret existe en otros relatos y concretamente en varias novelas populares, bajo una forma menos elaborada. En cualquier caso, los años 1929-1930 suponen un cambio de rumbo para Simenon que considera que el tiempo del pequeño Sim ha pasado: con 27 años, ha llegado el momento de abandonar los seudónimos y las novelas populares.

Arriba

Volver

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2007 Departamento de Cultura, Juventud y Deporte - Diputación Foral de Gipuzkoa
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net