gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Miércoles, 21 de abril de 2021
Georges Simenon
GIPUZKOAKULTURA.NET > GUÍAS DE LECTURA > GEORGES SIMENON
BIOGRAFÍA DE GEORGES SIMENON - JUVENTUD EN LIEJA


Georges Simenon, por Bernard Alavoine

Volver

Georges Simenon nació oficialmente en Lieja, en la calle Léopold, el jueves 12 de febrero de 1903: es al menos lo que declaró Désiré Simenon su padre. En realidad, Henriette Simenon dio a luz a las doce y diez de la noche del viernes 13 de febrero de 1903, e instó a su marido para que hiciera una declaración en falso y alejar la mala suerte de la cabeza de su hijo... A pesar de este incidente, la llegada de este primer hijo colma de felicidad a los padres y muy especialmente al padre que llora de alegría: "Nunca olvidaré, que acabas de darme la mayor alegría que una mujer pueda dar a un hombre" confiesa a su esposa.

Désiré Simenon y Henriette Brüll se habían conocido dos años antes en el gran almacén de Lieja, L’innovation donde la joven trabajaba como vendedora. Nada hacía presagiar esta unión entre Désiré, hombre alto que se adornaba con un gran bigote encerado, contable de profesión, y la joven empleada de ojos grises claros y cabello rubio plateado. Désiré procede de una familia valona establecida en el popular barrio de Outremeuse donde su padre, Chrétien Simenon, ejerce el oficio de sombrerero. Henriette Brüll, por su parte, es la benjamina de trece hermanos de una familia de ascendencia holandesa y prusiana. Los Brüll conocieron un periodo boyante mientras el padre se dedicó al comercio de ultramarinos; desgraciadamente, una serie de malos negocios y un endeudamiento creciente llevaron a Guillaume Brüll a la miseria, mientras que él se hunde en el alcoholismo. Este revés trastorna a Henriette y obliga a la joven a trabajar muy pronto en un gran almacén.

Georges Simenon nace, por lo tanto, en 1903 en el seno de una familia aparentemente unida y feliz. Tres años y medio más tarde, Henriette da a luz a Christian. La madre manifiesta su preferencia por el pequeño ya que Georges es desobediente y bastante independiente. Todo lo contrario de Christian que se ve dotado de todas las cualidades: inteligencia, afecto y sumisión a su madre... Muy rápidamente se percibirá una escisión en el seno de la familia Simenon: por un lado Georges, lleno de admiración por su padre Désiré, y por otro Christian, el niño mimado de Henriette. Una situación que rápidamente resultará insoportable para el futuro autor de Carta a mi madre. Cumplidos los 71 años, Georges Simenon recuerda esta época cuando escribe: "Nunca nos quisimos mientras estuviste en vida, lo sabes bien. Ambos hicimos como si..." (Carta à mi madre, Capítulo I). Esta terrible confesión escrita en 1974, tres años y medio después de la muerte de su madre, revela el clima de tensión que reina en esta familia aparentemente unida, pero donde el padre, feliz aunque resignado, agacha la cabeza en cuanto Henriette hace un comentario. Muy rápidamente, esa madre dominadora impondrá una forma de vida a toda la familia: obsesionada por la falta de dinero, desilusionada del sueldo de Désiré que no sube, tomará la iniciativa de acoger pensionistas bajo su techo Desde su más tierna edad, Georges Simenon va, por lo tanto, a vivir con inquilinos, esencialmente, con estudiantes extranjeros.

La infancia de Georges Simenon es también la escuela, con en primer lugar la enseñanza prodigada por los hermanos del Colegio San Andrés, muy cerca de su casa, calle de la Loi... Georges es un alumno que promete, de una piedad casi mística: es el preferido de sus profesores y, a la edad de ocho años, debuta como monaguillo de la capilla del Hospital de Baviera. Mientras que sus padres nunca leen “literatura”, el futuro novelista se siente fascinado por las novelas de Alejandro Dumas, Dickens, Balzac, Stendhal, Conrad o Stevenson. Después de su estancia con los hermanos de las Escuelas Cristianas, le matriculan “a media tarifa” en los Jesuitas, gracias a un favor concedido a su madre.

A lo largo del verano de 1915, descubre la sexualidad lo que precipitará la rebelión de este adolescente precoz: durante las vacaciones en Embourg, cerca de Lieja, tiene lugar su primera experiencia con Renée, tres años mayor que él. A partir de ahí, Georges, ya no será el mismo e irá progresivamente rompiendo con la Iglesia y la escuela. Renuncia al aprendizaje de las Humanidades para inscribirse en el Colegio St-Servais, más “moderno”, es decir, con una vocación más científica. Georges permanecerá tres años en este establecimiento que abandonará antes del examen final en 1918.

Este alumno especialmente dotado para las materias literarias, concluirá su escolaridad a la edad de 15 años por razones que no han sido elucidadas. Si nos fiamos de sus recuerdos mencionados en una entrevista, fue el anunció de la enfermedad de su padre lo que motivo su decisión. Según el doctor Fischer, a Désiré, que sufre de angina de pecho de forma crónica, no le quedan más que dos o tres años de vida. Ésa es, al menos, la versión admitida por los biógrafos de Simenon, aunque el más reciente de todos –Pierre Assouline– se pregunta si este acontecimiento, a menudo evocado por el escritor, no es más que una excusa que oculta razones más profundas. El joven soporta cada vez peor la disciplina del colegio y su temperamento marginal se hace cada vez más patente. En 1918, la decisión es una realidad: Georges Simenon no volverá a la escuela.

Enero de 1919. El joven recorre las calles de Lieja a la búsqueda de un empleo, así es como, por casualidad, entra en las oficinas de la Gazette de Liége, el gran periodico local. La guerra no ha hecho más que terminar y muchos hombres que no han vuelto del frente: Simenon se arriesga y pide al redactor jefe un empleo de...reportero. Este episodio totalmente increíble hoy en día, es, sin embargo, verídico. Es inmediatamente contratado como aprendiz de reportero por Joseph Demarteau, y Simenon comienza su aprendizaje en este periódico ultra conservador y muy próximo al obispo. De esta manera, debe recorrer Lieja a la búsqueda de noticias, visitar las comisarías, asistir a juicios y a funerales de personalidades. Con dieciséis años Georges Simenon ha encontrado, si no su vocación, al menos una actividad que le gusta: siempre en movimiento, aprende muy pronto a escribir a máquina, a redactar un artículo y a buscar la información allí donde se encuentre. La experiencia durará cerca de cuatro años, y de este periodo extraerá material para numerosas novelas.

1921, es el año del compromiso entre Georges y Régine Renchon, una joven que conoció unos meses antes entre un grupo de artistas más o menos marginales. Con todo el final del año supondrá un cambio crucial: en primer lugar está el servicio militar que se anuncia para el mes de diciembre, pero sobre todo un drama -previsible- la muerte brutal de Désiré el 28 de noviembre de 1921. El ejercito le espera al día siguiente de la desaparición de Désiré. Simenon se ha adelantado al llamamiento para terminar lo antes posible con esta obligación que perjudica a sus proyectos y así se incorpora a su regimiento en Aix-la-Chapelle. La penosa tarea no dura mucho ya que, gracias a sus relaciones, Simenon está de vuelta al cabo de un mes. Sin embargo, el joven siente que su ciudad natal se le ha quedado pequeña al igual que la redacción de la Gazette de Liége, a pesar de los intentos de su redactor jefe por retenerle. Liberado de sus obligaciones militares, según la formulación de la época, Simenon ha tomado una decisión: se va a probar suerte a Paris...

Arriba

Volver

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2007 Departamento de Cultura, Juventud y Deporte - Diputación Foral de Gipuzkoa
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net